Stop talking. Start planting

Inspirado por Wangari Maathai, quien en 30 años ha plantado 30 millones de árboles en África, Felix formuló su idea: los niños podrían plantar un millón de árboles en cada país del mundo y así crear, por cuenta propia, compensaciones de CO2, mientras que los adultos sólo hablan de ello. Porque cada árbol plantado elimina de la atmósfera casi 10 Kg de CO2 al año.

Felix Finkbeiner tenía 9 años cuando planteó la iniciativa escolar Plant-for-the-Planet. Once años después, la iniciativa tiene el objetivo de plantar un billón de árboles a nivel global y hay más de 100.000 niños activos de todo el mundo.

No podemos estar más de acuerdo con Felix y con sus embajadores. Por eso, quisimos participar activamente en sus actividades en Catalunya y en el resto de España, donde no paran de realizar plantaciones de árboles. ¿Te apuntas?