Nada se pierde. Todo se transforma

En Bridepalla nos preocupamos por todo. Nos gusta ser detallistas. Somos puristas en lo que hacemos. Lo verás en nuestros productos, pero también en nuestra manera de hacer. La sostenibilidad la practicamos porque nos la creemos. No es una moda, somos econativos. Nacimos con ese gen, qué le vamos a hacer.

En Bridepalla no se tira nada que pueda aprovecharse. Intentamos que los únicos outputs que generamos sean positivos. Nunca negatifos. Las mermas del papel de semillas las guardamos para la masa de la siguiente tongada. Por supuesto, las bombetas que no pasan nuestro control de calidad, las trituramos y volvemos a rehacerlas.

El papel en el que bocetamos nuestras ideas (o nos enviamos poemas de amor) es el papel mal impreso. Si nos haces un pedido, posiblemente lo recibas en una caja que previamente haya usado Eb*y, Am*zon o alguno de nuestros proveedores para enviarnos cosas. Empaquetadito con total delicadeza y cariño, eso sí.

Estamos trabajando en varios proyectos de recuperación de residuos orgánicos e inorgánicos para sorprenderos con nuevos productos verdes, vegetales y verdaderamente sostenibles.

Impacto positivo. Impacto positivo. Impacto positivo. ¿Un poco enfermizo? Quizás sí. Pero así hemos nacido y así queremos seguir siendo.[:]