La batalla verde

En 2010 los chicos de Urbanarbolismo tuvieron una idea brillante: dejar de lado pala y rastrillo para plantar jardines y sustituirlo por barro (mucho barro) y cachondeo (mucho cachondeo). Lo llamaron “La batalla verde” y fue un aclamado éxito.

A través del juego –organizaron una gran guerra de bolas de barro con semillas- cumplieron el objetivo de plantar la vegetación de un parque de nueva creación en Castell de Guadalest (Alicante) y fomentaron la participación activa de los vecinos en la creación de nuevos equipamientos comunitarios. Como la propia alcaldesa dijo: “si los vecinos se implican en el desarrollo de su propio medio, entonces comprenderán de manera más visual que lo público es de todos“. Y, como excusa de este proceso, las plantas.

Puedes ver todas las imágenes de la batalla campal, de la sucesión vegetal y del resultado final en la web de Urbanarbolismo.