El compost es oro.

  • compost

La generación de residuos es uno de los principales problemas en nuestra sociedad. La producción de residuos sólidos urbanos es de 3 millones al año y continúa creciendo. ¿Cómo frenar este crecimiento? Mientras no lo consigamos, debemos tratar esos residuos como si fueran oro.

¿Qué es el compost y a qué se destina?

De la descomposición aeróbica de la fracción orgánica de nuestros residuos se obtiene compost, una tierra llena de nutrientes capaz de abonar nuestros campos. En otras palabras, devuelve a la tierra lo que ésta nos ha proporcionado. La agricultura es el destino del 80% del compost que se produce en la actualidad y el otro 20% se destina a jardinería, principalmente.

¿Por qué es importante el compost?

Aprovechar este residuo supone reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que son residuos que se libran del vertedero o la incineración.

Pero, lo más importante, es que el compost es un gran recuperador de suelos degradados. Teniendo en cuenta que más del 70% de los suelos españoles se encuentran en riesgo de desertificación y que los bosques de España son proclives a los incendios, el compost es purito oro.

En 2008 se realizó un estudio sobre la aplicación de compost de residuos sólidos urbanos para la recuperación de suelos forestales que certificaba la rápida mineralización del suelo quemado gracias a la adición de compost, aportando nutrientes a la tierra y devolviéndole la fertilidad perdida.

¿Todo el compost vale?

Pero para poder utilizar el compost en suelo forestal, agricultura o jardinería debemos compostar bien. Si lo haces en casa, que salga bien depende de ti, pero si tiramos la basura orgánica al contenedor marrón, la responsabilidad se reparte entre todos los vecinos. En Catalunya hay unas 22 plantas de compostaje públicas en funcionamiento y unas 30 de propiedad privada. En total se gestionan 1,5 millones de toneladas anuales de basura procedentes de los residuos urbanos, industriales, ganaderos y de lodos de depuradora. Cuantos más impropios (más plásticos y otros elementos no orgánicos) haya en lo que tiras al contenedor marrón, peor calidad de compost.

Hace unos años visité una planta de compostaje y mucho del material solo podían utilizarlo como relleno en la construcción de carreteras por su mala calidad. Entre todos tenemos una misión: convertir nuestra basura en oro.