#Bridepallaflow : Xisqueta

Los Pirineos no solo son “el patio” de la gente urbanita, que se desplaza allí en vacaciones para esquiar, caminar o hacer deporte. En los Pirineos hay vida más allá del senderismo, aunque a veces no lo parezca.

En los Pirineos hay artesanos, campesinos, ganaderos, artistas y gente que dinamiza el territorio. Como Obrador Xisqueta, una asociación formada en 2009 por mujeres que quieren revalorizar la comarca del Pallars Sobirà gracias a la lana.

Trabajan con la oveja Xisqueta, una raza autóctona catalana que sufrió una progresiva e importante disminución censal, catalogándose en 1995 como raza en peligro de extinción. Gracias al proyecto Xisqueta, la raza ya no está en peligro y está declarada de protección especial.

¿Por qué esta raza estuvo a punto de extinguirse? Por la entrada de lanas sintéticas y naturales de lugares lejanos y por debajo del precio de mercado. De hecho los pastores de la oveja Xisqueta, que no podían vender la lana, la tiraban en los valles montañosos. Vendían la carne y la leche, pero la lana se había convertido en un residuo sin salida comercial.

Hasta la llegada del proyecto Xisqueta, que tiene por objetivo recuperar el valor de esa lana y pagar un precio justo por ella. Lo hacen a través del diseño y la artesanía, manteniendo vivos los saberes y oficios ancestrales, adaptándolos al mundo moderno.

Por el impulso local, la revalorización de un subproducto infrautilizado, el uso del diseño y la artesanía para llevarlo a cabo y por la fuerza y pasión que tienen sus impulsoras, el proyecto Xisqueta es nuestra primera reseña enmarcada en la iniciativa #bridepallaflow, para dar a conocer proyectos afines a nuestros valores.

¡Enhorabuena, chicas!