#Bridepallaflow: LEKA

Del Leka nos gusta todo: su nombre, que nos recuerda a nuestra estancia en Dinamarca y su “Lækker” (delicioso); sus cocineros, apasionados por lo que hacen; la familia que lo lleva, adorable hasta el infinito; su filosofía open source y sostenible al máximo; y, por supuesto, su sabrosa y reveladora comida.

Hacen maravillas con todo lo que, hasta ahora, se tira en la cocina. Con las mondas de patata hacen un buen aperitivo, con el corazón de la vaca -que la compran entera y no tiran nada-, un embutido. Tienen la ambición de ser totalmente sostenibles y lo cuantifican todo: los kilos de posos de café (¡que nosotros pretendemos aprovechar!), la luz y el agua consumidas, la cantidad de comida que se tira,…

Nos gustan mucho y las consideramos parte de nuestro #bridepallaflor, porque es gente pequeña, pero hacen cosas grandes.