All you seed is love

Somos clorofílicos. Y no es que nos corra pigmento verde por las venas. Lo que pasa es que nos molan las plantas. Las valoramos, sabemos lo que nos aportan y las respetamos. Significa que amamos las plantas. ¡Nos gusta el verde!

Plantar semillas es el gusto por los pequeños grandes gestos, regalar un árbol es el acto más simbólico posible, cultivar tu propia huerta una cuestión de amor por el prójimo. El amor más bello es el que ofreces sin pedir nada a cambio.

Apreciar lo bello de nuestro entorno natural es sano y realmente vale la pena. Porque la verdadera belleza brota del corazón.