10 proyectos de arte y naturaleza para hacer con niños.

Si te gusta el DIY y tienes hijos a tu cargo, no hay nada como salir al campo y explorar la naturaleza. Pero hay veces que no podemos salir, como ahora que estamos confinados. Entonces es momento de traer la naturaleza a casa. En Bridepalla estamos acostumbrados a trabajar con elementos naturales como materia prima, así que aquí te sugerimos algunas ideas para pasar un buen rato con tus niños, para desarrollar vuestra creatividad y, cómo no, estar rodeado de verde.

1. Ordenando colores

Empezamos con nuestro querido Goldsworthy un artista que se va al campo e intenta ordenarlo. ¿Puedes ordenar tú los colores de la naturaleza?

2. Estampándolo todo

Hojas, coliflores, patatas, tomates. Todo es digno de poder ser estampado. Corta transversalmente, moja en pintura y estampa ¡estampa! (Ojito paredes).

3. La suma de todas las partes

La materia ni se crea ni se destruye. Se transforma. ¿Y si deconstruimos una piña en todas sus escamas y las volvemos a ordenar? Merece la pena si el resultado es como el de Cardamatis y Saad.

4. Fijándote en las flores

En primavera los campos son explosiones de color. Flores de todo tipo y a todo color. ¿Serás capaz de reproducirlas con lo que tienes en casa? Valen collages, pinturas y, por supuesto, las piezas de tus juegos favoritos. En este caso, las fabulosas Joguines Grapat.

5. Construyendo bichos

Si un insecto palo se transforma en hoja, intentemos transformar hojas en insectos. Hagamos una colección entomológica vegana. La foto es de dekolar.dk

6. Ingenieros vegetales

Si lo de hacer bichos te parece fácil, intenta transformar elementos vegetales en barcos, helicópteros o coches de carreras. Verás que, a veces, los artilugios humanos no distan mucho de los naturales. Este es un barquito hecho por Lenny Lenfesteys.

7. Cortando y tricotando

Coge tijeras e hilo. O tijeras. O hilo. Y lleva las hojas al siguiente nivel. Seguir su nervatura, dejarte llevar y crear nuevos patrones… ¡Te aseguramos que, pese al uso de elementos punzantes por parte de niños, es una actividad súper relajante! Esta maravilla es de Nina Pearse.

8. Pintando hojas

Saca al tatuador que llevas dentro y pinta las hojas y las ramitas que encuentres en el campo, en el balcón o en la calle cerca de casa. Verás cómo una simple hoja se transforma en una obra de arte.

9. Creando micromundos

Imagínate que te haces pequeñito y que lo que antes era una brizna de paja ahora es un tremendo árbol. ¿Eres capaz de llevar tu imaginación a ras de suelo? ¿Cómo vivirías? Inspírate en la genial obra de Christiane Löhr.

10. Un sello de arcilla

Consigue arcilla y hojas rugosas. Solía hacerlo de pequeño con hojas de níspero. Haz un disco, pon la hoja, pasa el rodillo y ¡voilà! Grandes sellos estampados te esperan.